lunes, 11 de mayo de 2009

Votar para cambiar el mundo desde la base

Hace unos días, cuando fui a recoger la verdura a la cooperativa, me senté un ratito en los escalones de la plaza para charlar con Esther. Había salido a comer, con su tupper, aprovechando el solete del medio día y apurando los minutos antes de ir a coger el avión.

Esther Vivas ronda los treinta, es mileurista y nos va a representar a muchos en las elecciones europeas. Voz reconocida en temas como la soberanía alimentaria, desde hace años participa en movimientos sociales, los que precisamente la han escogido ahora para encabezar la lista de Revolta Global-Izquierda Capitalista.

“No somos profesionales de la política sino militantes, porque la política no es ni debe ser una profesión”, dice, para añadir que es necesario “construir una alternativa política que cambie el sistema desde la base”.


El sábado, Esther presentó su candidatura en Barcelona en una sala llena de gente. A su lado se sentaba Olivier Besancenot, cartero de profesión y líder del Nuevo Partido Anticapitalista en Francia, partido que si hoy se presentara a las elecciones conseguiría el 10% de los votos, según las encuestas. Su objetivo en los comicios europeos, explica, es “bajar la campaña política a la realidad social” y poner sobre la mesa temas que nos incumben a todos.

A mí me convencieron y les voy a votar.

***

Revolta Global propone diez medidas urgentes y alternativas contra la crisis y lo que llama la 'Europa del capital'. Éstas son algunas de ellas:

· Banca pública bajo control social
· Reapropiación pública del sector energético
· Prohibición de los despidos en las empresas con beneficios
· Salario mínimo de 1.200 euros y semana laboral de 35 horas
· Derogación de la Ley de Extranjería
· Expropiación de las viviendas vacías y creación de un parque público para alquiler social.

PD. En la foto, Esther Vivas y Olivier Besancenot. La imagen, extraída de Revolta Global, es del diario Público.

4 comentarios:

Dani dijo...

Pues yo no lo tengo tan claro y creo que en estas europeas el voto en blanco o el no votar sería casi tan revolucionario o más que lo que proponen esta gente, a la que se les agradecen las buenas intenciones pero de la que no entiendo porque el salto a la gran arena política lo realizan con algo tan poco ilusionante como la Europa "virtual" esta en la que andamos metidos... ¿No sería mejor empezar por la base, por la política local, comunitaria? No lo veo claro, Silvia... Petonets!

Silvia dijo...

Olivier Besancenot advertía precisamente en la charla que las elecciones eran 'virtuales' y que precisamente el reto consistía en darle la vuelta a eso, en hablar de los problemas cotidianos y de otros temas que parece que nos pillan más lejos pero que de alguna manera también nos afectan.

Esther ponía ejemplos; uno de ellos es la Política Agraria Común, algo que parece tan lejano pero que nos afecta tanto (todos comemos! y Cataluña y Aragón son los dos lugares de la UE con mayor cultivo de transgénicos). Creo que el reto, Dani, es que los movimientos sociales se abran más y, como dices, se fomente más la política local y comunitaria (la política debería ser eso, no?).

A mí me siguen convenciendo :) aunque también encontraría 'revolucionario' que mucha gente votara en blanco y utilizara el sistema para decir que no le gusta.

Una abraçada!!

Dani dijo...

Sí, llevas razón en que el reto es que los movimientos sociales se abran a la política, y que esta no quede como un reducto de "los de siempre" y de gente que no cambia las cosas. Pero no es nada fácil, supongo que pasa por articular la propuesta alrededor de los puntos de encuentro, más allá de batallas ideológicas, de si uno es troskista, el otro comunista, el otro libertario... No es fácil pero debe intentarse, eso lo comparto. Aunque repito mi idea: si los anticapitalistas ganan un escaño dudo que las cosas cambien, si vota únicamente el 10-15% de la población o el voto en blanco fuera del 20% o 30% algo podría tambalearse... Dicho esto, las propuestas de los anticapitalistas me parecen bien, aunque lo de "derogar" la ley de Extranjería me parece un pelín atreviado y poco realista... Petonets!

Silvia dijo...

Yo también pienso que tenemos que encontrar más puntos de encuentro, y para eso hay que trabajar mucho y que todas las partes esté dispuestas a ceder algo, por poco que sea.

Aquí va una frase de Besancenot que me llamó la atención: 'si fuera verdad que las elecciones pueden cambiar nuestras vidas, entonces ya las habrían prohibido' ;)