miércoles, 18 de marzo de 2009

Jack

Un perro callejero. Ese era Jack. Entraba y salía de la escuela cuando quería, pero siempre volvía porque allá tenía otros perros compañeros y porque sabía que los chavales le querían.


Su sexto sentido le hacía acercarse a los niños que tenían más problemas, y muchos le contaban sus cosas. Su sexto sentido también le alertaba de la comida sosa que a veces le ponía y que, todo digno, me despreciaba.

Cualquiera que entrara por la puerta de la escuela temía sus ladridos, los mismos ladridos que cuando los voluntarios nos íbamos a la casa de acogida con los chavales nos acompañaban hasta la puerta para guardarnos de otros perros callejeros desconocidos.

Hace tiempo que a Jack lo envenenaron, como a otros perros del barrio. El otro día, mientras me tomaba una cerveza con una amiga, me acordaba de él y de lo que me enseñó.

PD. En la foto, Jack chulea a otro perro desde la calle mientras Chiripa le hace de guardaespaldas.

3 comentarios:

Dani dijo...

Jo, què trist Silvia...

Silvia dijo...

Tens raó, Dani... espero que hi hagi molts més Jacks i que nosaltres aprenguem d'ells!

Sergej dijo...

era un buen can, por dios, y un buen maestro, te doy toda la razón.