martes, 9 de septiembre de 2008

La pobreza tiene nombre

Un dossier de prensa, unos gráficos de apoyo, el informe completo. La sala abarrotada en la presentación de un informe sobre pobreza en España. En el discurso se repiten las mismas palabras: tasa, extracomunitario, fractura social, indicadores, brecha, privación económica... y aparecen las siguientes conclusiones:

· El 19,9% de la población en España es pobre, cobra menos de 6.800 euros al año

· Ancianos y niños son quienes más la sufren. La pobreza impacta en determinados ciclos de la vida

· Uno de cada dos menores inmigrantes está en situación de pobreza

· La pobreza no existe entre los jóvenes porque no se marchan de casa.

· Las políticas públicas se han interesado estos años por la tercera edad, y se nota. No lo han hecho por la infancia, y también se nota.

Me voy antes de que acabe el acto de presentación. Llego tarde a una reunión pero antes me paso por uno de los campamentos. Ángel y Santi juegan con su perrita Cuca. Su madre está en la caravana y sale a saludarme. El perro bebe agua y Ángel juega sentado sobre la chatarra. La pobreza se ha escapado del informe y tiene nombre y apellidos.

2 comentarios:

SUBCOMANDANTE FELIPE dijo...

Claro que sí, Silvia. ¿Qué mejor manera que comprender (si se puede) la magnitud de unas cifras que mirando cara a cara a algunas de las personas que forman parte de esas cifras?

Silvia dijo...

Hola Sub!

Tienes razón!

El informe dice que son muchas las personas que viven en situación de pobreza, el 19%. La pobreza puede ser severa pero también moderada. Eso significa, por ejemplo, no poder encender el radiador en invierno porque no lo podemos pagar, o no llegar a fin de mes porque gastamos casi todo en el alquiler/hipoteca y la guardería del niño...

Quizás la pobreza la tengamos más cerca de lo que nos pensamos.