martes, 5 de agosto de 2008

Un día cualquiera en la playa del Neng

Sol, arena, apartamentos a pie de playa, grúas que se comen la montaña, tumbonas a rayas blancas y azules, parasoles de colores, una familia entera que se esconde en la sombrilla, abuelos que persiguen a sus nietos, nietos que persiguen a sus abuelos, un tronco atravesado en la arena que recuerda el Caribe, subsaharianos que venden collares, una pirámide y un cocodrilo de arena que confunden el Mediterráneo con el Nilo, parejas que se besan en el agua y que juegan a las palas, mujeres en bikini, en tanga, vestidas de la cabeza a los pies y hasta con el bolso al hombro en mitad de las olas, pocos bañadores. Lanchas que pasan por el horizonte. Castillos de arena que se comen las olas.

Una tarde cualquiera en la playa de Castelldefels.

1 comentario:

aidutxi dijo...

Aiiis! Yo también quiero playita!