martes, 21 de octubre de 2008

Consejos básicos por si te persigue un...

Una vaca. ¡Corre! Aunque si acabas de atravesar un foso ¡no te dirijas hacia él! La experiencia dice que si una vaca se cruza en tu camino debes bordearla, nunca empujarla ni decirle que se aparte porque, de lo contrario, en un plis plas se gira cual ágil bailarina y te arrea con el morro.



Una alpaca.
Aquí requerimos de una logística mayor. Lo ideal es ir dos personas para, en caso de ataque, echar a correr cada una para un lado. Con un poco de suerte persigue a tu compañero/a. Si el perseguido eres tú mejor que corras en zig zag. Y otro consejo: nunca intentes hacerle una foto a un metro de distancia.

Un perro. Nunca entres en la casa de los vecinos, y menos si hace un año que no los ves, saludándolos a voces para que te oigan desde el patio trasero y sin acordarte de los perros. Si uno de los canes aparece y empieza a perseguirte, agacha la cabeza, gírate y despacio deshaz el camino mientras rezas para que aparezca la dueña de 8 años.


Un perro de 15 centímetros. La táctica de la patada es útil para el momento, pero el perro se acordará siempre y cuando vuelvas te estará esperando en la puerta con mirada desafiante.

Una gallina. Aquí el truco está en ser ágil en los primeros momentos para dar varios saltitos y salir de su camino. Verás como en seguida la gallina encuentra otra distracción. Y si te dan miedo, ¡no te metas en el gallinero para llevarles la comida!

** Todos los consejos han sido probados. Se recomienda no ensayarlos en lugares cerrados.

12 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

Muy bueno. Lo de la alpaca me ha recordado al consejo que daban en Australia para ir a ver cocodrilos: vete con alguien que corra menos que tú.

Silvia dijo...

Sí, siempre es bueno tener al lado a otro que corra menos o ayude a desviar la atención :) Lo malo viene cuando tu compañero/a piensa lo mismo!

Así empezó todo dijo...

Juajuajuajua! Me partoooo, sil! Ais! Me ha transportado otra vez a Granadaaaa! Jejejeje! Sigue contando tus aventuras eh!

aida! dijo...

ais! que la lié! que "así empezó todo" soy yo, aidutxi! jejeje, sorry!

Silvia dijo...

Así que 'así empezó todo' eh?? jajaja! que sepas que ya casi tengo la lista de libros para mandártela!! y ayer, por fiiiin, me acabé el libro del lama; te lo guardo! jojo :)

NeydaC dijo...

JOJOJOJOJOJOA entre el post y la confusión de Aida, es que me meo. Sil, se te olvidó contar que pasa cuando un perro te persigue con el morro donde no debe JAJAJAJAJAJAJA

Ander Izagirre dijo...

¿¿Con el morro donde no debe?? Esa frase, Neydac, exige una aclaración.

Silvia dijo...

jajaja nena, no se me olvidó contarlo, directamente obvié esa información!!! para esos casos sólo tengo un consejo: evitar el contacto perruno determinados días!

Silvia dijo...

Eso, Ander, pregúntale a nadie qué cosas malas hace su 'perrito' Orlando...

Silvia dijo...

... ups, quise decir a Neyda, que el word enloqueció y me cambió la palabra.

Suu dijo...

¡Buenas! Después de tanto tiempo al fin te escribo (aunque no era necesario el mail...) Muy bueno el post, pero creo que hay unos grandes olvidados. ¡¿Dónde están los pájaros?! (las gallinas por mucha pluma que tengan no cuentan) Tú, oh gran sabedora del arte de esquivar al mundo pajaril, epecialmente palomas y periquitos. Quizás es porque, en tu caso, ¿necesitarías un post entero solo para ellos?

Silvia dijo...

jajajaja, sabía que te iba a picar, suu :)

No me recuerdes a los pájaros, por dioos, que un poco más y aparecen en la foto del dni! Se merecen un texto sólo para ellos pero me resisto...

PD. te informo que la periquita me caía bien, sino no le hubiera leído el Quijote ni le hubiera puesto el rock de la cárcel :)