lunes, 6 de octubre de 2008

¿Decrecer para crecer?

Voy con retraso, lo sé, pero igual quería comentarlo. El miércoles pasado fuimos a la presentación del último libro de Carlos Taibo, 150 preguntas sobre el nuevo desorden.

Parece que la cosa no pinta bien. Lo dijo Taibo en su charla, días antes Stephen Hawking predijo el fin de la humanidad en un siglo y ofreció como solución salir al espacio, y hoy en la tele decía algo parecido Paul Auster.

Pero quiero pensar que hay alguna solución. Quizás, como dice Neyda, necesitamos que nos tiren de las orejas cuando no veamos más allá de nuestro minimundo o, como explica Felipe, necesitamos ir a más saraos de este tipo para escuchar cosas que ya sabemos, re-indignarnos y explicarlas.

A mí lo que me llamó más la atención de la conferencia fue esta afirmación tan lógica: Cuando un barco avanza en dirección a un iceberg, para evitar el desastre no basta con reducir la velocidad porque así sólo retardarás el tiempo en llegar.

Entonces Taibo rescató la propuesta de Serge Latouche del decrecimiento y concluyó: “Conviene liberarnos del concepto de desarrollo. El crecimiento es perverso pero el desarrollo sostenible es lo mismo. O es crecimiento o es sostenible.”

4 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

A mí me llamaba la atención cuando los medios se felicitaban por noticias del tipo "la producción de coches ha subido un 5%". ¿Ya cabrán todos? La noticia es buena para el fabricante de coches y sus empleados, pero ¿para los demás también? Y ahora que todo se ha ido frenando, algo que a mí me parece natural, resulta que eso provoca una crisis.

Silvia dijo...

Una cosa parecida decía Taibo. Hablaba de la crisis económica y de la medida propuesta por el Gobierno español de invertir más en carreteras y transporte. “¿Pero si aumenta tanto el precio de los carburante quién usará esas carreteras?”, se preguntaba.

Dani dijo...

El Roto en su viñeta de EL PAIS decía:

"El desarrollo sostenible de lo insostenible... ¡qué gran programa!".
Pues eso.

Silvia dijo...

Seguro que ninguna frase de la editorial ni de las noticias de ese día en el diario decía tanto en tan pocas palabras. Gracias Dani!